Tomás Becquet

Se celebra el 29 de diciembre.

Hijo de un caballero normando, nade en Londres y cursa Derecho y Teología seglar en Oxford, Paris y Bolonia.

En 1156 el Rey Enrique II la nombra Canciller en Inglaterra. Era considerado el más lea, lo mismo en la paz o en medio de las pomposas legaciones de entonces, que al frente de la caballería inglesa en la guerra.

Cuando, ya en la plenitud de su vida, elige el sacerdocio al servicio de las almas y es nombrado arzobispo de Canterbury, su vida cambia hacia la austeridad propia del ministro del Señor.

Inesperadamente su lealtad a Cristo se iba a poner a prueba, nada menos que frente al mismo Rey, su amigo, Santo Tomás de Cartebury se atreve a resistir, para conservar la independencia de la Iglesia ante todo intento de esclavizarla.

No le importa sufrir un destierro de seis años a Francia. A su regreso sigue inconmovible en su fidelidad a la Iglesia y al Vicario de Cristo.

Enrique II se enfurece: "Malditos sean quienes comen a mi mesa, si no me libran de ese insolente". Y mientras Becquet presidía las Vísperas, el 29 de diciembre de 1170, cuatro espadas cortesanas cometen aquel asesinato en la Catedral que conmovió al mundo: "Muero por el nombre de Jesús y la defensa de la Iglesia".

Su tumba fue veneradísima. Sobre ella, arrepentido, pidió y recibió la absolución Enrique II. Cuatro siglos más tarde, Enrique VIII, sobrepasando a Enrique II en sus pretensiones manda aventar las cenizas que tan firmemente expresaban la fidelidad al Vicario de Cristo.

Santo Tomás de Canterbury es el Patrono del Clero secular de Inglaterra.

Efemerides del 29 de diciembre