MULTIMEDIA Y MUSEOS EN ESPAÑA
De prohibido tocar a toque por favor



Recuerdo que en 1988 fui a visitar la exposición Living Arctic Exhibition en el Mankind Museum, sección de etnografía del British Museum. La novedad de esta exposición se centraba en un vídeo interactivo con pantalla táctil que, según New Media, era el primero producido específicamente para un Museo.

Los niños se agolpaban ante la pantalla táctil con rostros sonrientes llenos de curiosidad, actitud muy distinta a la más común que suelen presentar en las exposiciones de bostezo y mirada perdida. Por fin en un Museo se podían sacar las manos de los bolsillos para algo más que meterse los dedos en la nariz.

En 1991, MABB Sistemas Interactivos producía un vídeo interactivo para el Museo de Arte Moderno de Cataluña que permita el acceso a 3000 obras, muchas de ellas no se hallaban expuestas. Era el comienzo de una fructífera convergencia.

Como autor he podido observar una interesante evolución. Al principio, el sistema multimedia interactivo era una especie de florero tecnológico que proporcionaba cierta notoriedad en los medios de comunicación y entre los más curiosos. Se solía encargar a última hora y se ubicaba en cualquier rincón. Ahora, sin embargo, algunos museos piensan en los multimedia desde el principio y acuden a los profesionales para que los sistemas Interactivos ocupen un lugar y una función preeminente y, a veces, única.

Estas páginas pretenden repasar lo realizado en España, sin olvidar los hitos internacionales, y subrayar las posibilidades que brinda la tecnología si se aprovecha convenientemente.

LOS MUSEOS INTERACTIVOS DE LA CIENCIA

Basados en la interactividad directa con objetos corpóreos, todos los museos Interactivos de la ciencia españoles incorporan sistemas multimedia Interactivos e hipertextuales. El primero de ellos, el Museo de la Ciencia de Barcelona fue pionero en presentar la realidad virtual en España en 1992 en su interesante Olimpíada virtual.

El Museo de la Ciencia y el Cosmos de Tenerife, el Museo Interactivo de la Ciencia ACCIONA de Alcobendas, Madrid, y la Casa de las Ciencias de La Coruña, además de las interactividades directas para experimentar distintos procesos científicos incorporan sistemas audiovisuales y multimedia habitualmente y en sus exposiciones temporales. Innova Multimedia, por ejemplo, ha realizado para ACCIONA varios sistemas hipertextuales: La tierra inquieta, Geografía cultural, Viaje por el espacio, Demografía...

Los visitantes controlan cámaras de vídeo para observar mejor el mundo acuático

Se observa un auge importante de este tipo de museos y de los multimedia en ellos. Muchos sofisticados procesos científicos, técnicos e industriales sólo es posible simularlos mediante las ricas convergencias multimedia interactivas, que, además, permiten reconstruir la evolución histórica.

Hasta ahora el paradigma de este tipo de museos lo representa La cita des Sciences et de l'Industrie de París con simuladores de vuelo, seguidores de la mirada o creación propia de fractales. Es interesante la participación de las empresas en los proyectos de La cita, como lo es en el Museo interactivo de la Ciencia de Sidney, en el que cada sala está bajo el patrocinio de una firma importante.

Si quieres puedes poner alguna imagen de La cita tomada del catálogo

MULTIMEDIA INTERACTIVOS EN MUSEOS Y DE MUSEOS

Si el primer sistema multimedia interactivo para museos no vio la luz en España hasta 1991 en el Museo de Arte Moderno de Cataluña, en 1886 en el Centro de Arte Reina Sofía, actual MNCARS, tuvo lugar un histórico evento, la exposición Procesos: cultura y nuevas tecnologías. Hasta aquel momento cultura y nuevas tecnologías habían caminado por sendas opuestas y este singular binomio abría nuevos campos a la creación, a la difusión y a la conservación de la cultura. Un año antes, el centro Georges Pompidou de París había abierto el camino con Les ImmatJriaux.

1986 fue también el año en que un grupo de entusiastas del vídeo interactivo en Madrid, Videobanco, y en Barcelona, MABB, nos pusimos a la entonces arriesgada e incomprendida tarea de producir los primeros sistemas multimedia Interactivos en España.

Varios museos españoles, como el de Historia de Cataluña en Barcelona o el de América, cuentan con multimedia Interactivos y sistemas hipertextuales que ayudan a comprender mejor el museo tradicional, a la vez que rescatan al visitante de la pasividad receptora introduciéndolo en la interactividad participativa.

Otros museos, como el Marítimo de Barcelona, proponen al visitante sumergirse en La Gran Aventura del Mar mediante multivisiones y recreaciones sonoras tradicionales recibidas por unos auriculares inalámbricos. Cuando se está a bordo de la gigantesca galera del Infante D. Juan de Austria, mediante una simulación holográfica se produce una incrustación de remeros virtuales sobre la cubierta real.

La proyección sobre el vidrio transparente permite, in situ, tener la ilusión de que los remeros virtuales están sobre la cubierta real. Museo Marítimo de Barcelona realizado por Aldeasa.

Si ha aumentado el número de multimedia en museos, más espectacular está siendo la producción de multimedia de museos en CD-Rom de distribución masiva.

Micronet ha producido La Colección para el MNCARS y El Palacio Real de Madrid, Dinamic Multimedia y DR Multimedia sendos programas sobre Velázquez, CD Arte y Lab CD-I dos productos distintos sobre Goya, están a punto de aparecer varias obras de Quadrivio y Ediciones del Prado sobre el Museo del Prado, el Museo Thyssen Bornemisza y distintos pintores, Planeta ha lanzado una importante colección de arte combinando el soporte tradicional del libro y el electrónico del CD-I, y se está ultimando el diseño de nuevos multimedia sobre arte que sus autores aún no desean aventar.

Se observa una interesante evolución y es que comienzan a producirse distintos multimedia sobre el mismo museo o el mismo artista, esto conlleva una competencia que no se daba hasta hace bien poco, lo que hacía que se comprase el producto por el título más que por el contenido. Así por ejemplo, quien desee comprar un CD-Rom multimedia sobre Velázquez puede elegir entre los producidos por Dinamic Multimedia, DR Multimedia o el que lanzará Quadrivio próximamente.

El arte está de moda, las grandes exposiciones arrojan cifras de visitantes impensables hace unos años. Los multimedia están conquistando un lugar de honor en los hogares como nuevo medio y su unión con el arte está demostrando ser muy fructífera. Gracias a ellos, el espectador puede trgamino caben la IlRada y la Odisea. En la Biblioteca actual, una investigadora estudia la IlRada y la Odisea en un ordenador con CD-Rom. En un CD-Rom tiene todas las versiones de la IlRada y la Odisea con reproducciones facsímiles de las más importantes, una extensísima bibliografía sobre Homero, los lugares donde transcurre la acción, el arte de la Época...

En la parte inferior del módulo hay una serie de bodegones que, gracias a una iluminación interactiva selectiva, permiten ver al consultante los soportes reales más significativos. Así puede observar una tablilla de arcilla, un rollo de papiro, un códice de pergamino, los nuevos soportes digitales... Por otra parte, si las maquetas se apagan, su superficie se transforma en una pantalla donde se proyectan otras informaciones que profundizan sobre el tema.

Un sofisticado programa informático controla tres lectores de videodisco, tres monitores que usan la reflexión de un vidrio recubierto de una fina capa de mercurio para incrustar sus imágenes en las maquetas, una pantalla táctil y 24 fuentes de luz interactiva.

El rodaje de los actores se realiza en un plató con el ciclorama y el suelo pintados de negro. Los objetos con los que interactúan los personajes (paredes, mesas, sillas...) deben ser, también, absolutamente negros. Estos objetos se sustituyen posteriormente en la instalación final por maqueta reales a escala. La inclusión de los personajes virtuales en este espacio real se realiza, como se ha apuntado, mediante la reflexión de las imágenes de los monitores sobre un vidrio semitransparente, logrando así una perfecta unión entre lo virtual y lo real.

Esta sofisticación formal dotada de un sentido escultórico de vídeo instalación está al servicio de unos contenidos elaborados rigurosa y creativamente por asesores de la Biblioteca Nacional y destacadas
personalidades de distintos campos de la ciencia y la cultura.

La explicación de la difusión del saber la proporcionan los cinco sistemas multimedia de simulación holográfica. Junto a este discurso general había que plantear otro que pusiese en manos de los visitantes las obras capitales que posee la Biblioteca Nacional. Se eligieron aquéllas que destacaban por sus imágenes: El Beato de Don Fernando y Doña Sancha (un manuscrito del siglo XI), El libro de horas de Carlos V (un manuscrito del siglo XVI), El compendio de la humana salud (un incunable) y El Quijote, a través de las mejores versiones ilustradas. Había que explicar los contenidos y mostrar la riqueza icónica de las obras. Decidimos que el DVI (Digital Vídeo Interactive) era un soporte idóneo para el discurso general; pero para mostrar en todo su esplendor las imágenes, lo ideal era complementar el soporte digital con el plástico-químico de las diapositivas. Y así se hizo, aunque tuve que luchar contra el escepticismo de muchos. Estos sistemas incorporan DVI en CD-Rom, dos proyectores de diapositivas y un bodegón con el facsímil de la obra tratada, y todo interactivo en un módulo de 14 metros cúbicos.

Otro sistemas muestran, por ejemplo, un museo virtual del grabado en el que se explican sus distintos usos, sus técnicas y se invita a los visitantes a entrar en el estudio de los artistas para conocer cómo crean; un archivo de la voz con testimonios sonoros de personajes como Unamuno o Ramón Gómez de la Serna; programas dedicados a las publicaciones periódicas, a la reproducción industrial de la imagen...

Estos programas multimedia se alojan en pequeños módulos que, por una traducción directa del inglés, se suelen denominar Kioscos.

NUEVOS PROYECTOS DE MUSEOS Y EXPOSICIONES VIRTUALES

Además de los multimedia en museos y de museos o de artistas destacados, un fenómeno que interesa a autores y productores es la redefinición que se está produciendo de espacios arquitectónicos singulares vacíos de contenidos, cuyo atractivo es el continente mismo, como algunos castillos.

En Francia se ha convocado un concurso para buscar un eje temático a
algunos de los castillos del Loira invitando a tener en cuenta las nuevas tecnologías multimedia. El castillo de Auvers-sur-Oise se ha dedicado a Van Gogh, a pesar de no contar con ninguna obra del pintor, y el de Chamerolles ha incorporado una exposición permanente sobre el perfume.

En España, el Patronato Municipal de Turismo de Peñíscola está llevando a cabo un proyecto de dinamización turístico-cultural de su castillo por un valor de 250 millones de pesetas. Entre los proyectos finalistas se encontraba uno basado en espectaculares sistemas multimedia con una sencilla interactividad para facilitar el numeroso flujo de visitantes.

Varias ciudades españolas con un patrimonio turístico-cultural importante están estudiando o proyectando centros de acogida e información al visitante, donde éste pueda recorrer virtualmente los museos y monumentos para confeccionarse su propio itinerario posterior con un buen conocimiento de la ciudad o de la zona. Estos centros incorporarán, además, oficinas de turismo tradicionales, restaurantes escuela donde se ofrezcan las especialidades culinarias y tiendas especializadas en productos y servicios singulares de la ciudad o de la Comunidad. Un ejemplo significativo es el proyecto museístico turístico-cultural para el emblemático edificio Elder de Las Palmas de Gran Canaria. Los visitantes podrán soñar con la mítica Atlántida, explorar las aguas canarias, otear las estrellas, acercarse a sus interesantes museos como el dedicado a Galdós o al sorprendente escenógrafo y pintor Néstor, descubrir rincones insólitos y comprender mejor la historia de las islas. No se trata de sustituir, sino de incitar a la vivencia real selectiva e inteligente.

En Santillana del Mar, junto a las cuevas de Altamira, se construirá un museo que contará con importantes apoyos multimedia. En Vitoria se está gestando un Museo interactivo para facilitar el acceso a las distintas manifestaciones artísticas del País Vasco y en Salamanca se inaugurará un museo sobre los juguetes ópticos que preludiaron la aparición del cinematógrafo.

La discreción aconseja no desvelar el nombre de otros proyectos, pero yo mismo estoy participando en el prediseño de algunos de ellos, y se me ha consultado sobre otros. Se abren, por tanto, nuevas oportunidades de creación y de negocio, posibilidades a las que hay que sumar la creciente demanda de contenidos en Internet e Infovía, contenidos patrocinados por empresas e instituciones para atraer a los cibernautas a sus centros servidores.

A las opciones museísticas virtuales existentes pronto se sumarán las aportaciones de la televisión digital, que ampliará el campo de los museos multimedia Interactivos soportados en red telemática. La convergencia tecnológica del televisor y el ordenador preludia cambios revolucionarios en la forma de contar los relatos y de distribuir la información.

Isidro Moreno
isidro.moreno@mad.servicom.es